jueves, 7 de junio de 2012

3º C o el corazoncito de nuestros bichejos

Llega final de curso y la intención de todos los profesores es que sus alumnos tengan el mayor éxito posible en sus notas. Ayer hicimos el examen de recuperación de pendientes (de cursos anteriores) y, justo cuando llena de rabia y frustración pensaba que ningún alumno mío se había presentado, aparecen tres bichejos míos de 3º C. Os juro que se me iluminó la cara al verlos con sus esquemas y sus apuntes, dispuestos a pasar por la maquiavélica tortura que supone recuperar el curso anterior. Justo estos tres alumnos son de los que más han evolucionado en el grupo y eso, como miembro de un equipo de profesores, es algo que me llena de orgullo. 

Como ya se acercan las recuperaciones de junio, ayer, intentando cerrar los terceros de ESO, me fui a dormir casi a las 3 de la madrugada revisando Excels, notas, deberes, comportamiento, trabajos... No os voy a contar cómo he logrado despertarme esta mañana y aguantar en pie hasta las 3, pero digamos que a las 7'30 me he puesto a caminar hacia el instituto y al menos me he despejado (y no, P. esta vez no ha aparecido, para suerte de mis rodillas y disgusto de mis desparramamientos con estilo).

Ha sido un día al uso, pero muy distendido. Sin novedades en el frente, como suelo decir. Mis segunditos han estado alborotados como siempre, pero igual de encantadores, y los primeritos de procesos se lo han pasado pipa en un debate sobre las redes sociales en el que han acabado invirtiendo las posturas para ponerse en el papel del otro (y han visto lo importante que es escuchar y ser escuchado y, sobre todo, que no pisoteen tus ideas). 

Llegan las 14'05 y toca 3º C. Como tenía que devolver la llave del armario de los portátiles, llego unos minutos tarde. Voy subiendo al segundo piso, donde se halla la clase, y veo que, por primera vez en el curso, se meten en clase al verme llegar (buena señal, pensé). Conforme me acerco al aula dejo de oír voces y griterío. ¡Esto sí que no es normal! Entro y me los encuentro a todos de pie. Me quedo pálida. En mi mente se dibuja el siguiente pensamiento: ¡HORROR, me están haciendo una sentada y no me van a dejar dar clase! Pero no. 

Poco a poco me voy dando cuenta de que en todas las caras hay amplias sonrisas y gestos de expectación. Me señalan la mesa del profesor. En ella hay un paquetito, unas flores y una carta. Me quedo parada. No sé a qué se debe. Hoy no es mi cumpleaños ni mi santo, ni tampoco les había dicho las notas (jejeje, sí, creo que soy una mezcla entre Papá Noel y los Reyes Magos). Una vocecita femenina que no atisbo a distinguir me dice: "Es para ti". Y claro, ahí viene cuando la profe mala, la sargento, la que chilla, la que los imita y la que les suelta mil burradas para que de tanto en tanto se rían se echa a llorar. 



Al lado de dos rosas preciosas me habían puesto un marco con la foto de la clase (que se suponía que era para el trabajo de la lectura) y una carta de la que os voy a copiar varios fragmentos -voy a respetar su expresión y su ortografía- para que vosotros mismos juzguéis:

"Isabel, te queremos dar las gracias por todo lo que has hecho por nosotros, esas clases de risas, esos juegos de chicos contra chicas, por como te has portado con nosotros con los exámenes y sobre todo lo más importante, que has sido una de las únicas por no decir las únicas que nos has dicho las cosas buenas, que nos has dado ánimos para seguir estudiando... Ojala no te fueras tu [...]. La clase de 3rC del IES CAP DE LLEVANT te desea mucha suerte para que no te quedes mucho tiempo en la cola del paro. Muchísimas gracias de verdad Isabel hemos pasado un curso estupendo contigo. 

Gracias de verdad.

PD: No hace falta que hagas más dieta estas perfecta así y esperamos que nunca te olvides de esos dolores de cabeza que te hemos dado al principio de curso y de los buenos momentos que hemos vivido."




Ay, chicos y chicas de 3º C, ¡cómo queréis que os olvide, si habéis hecho un cambio fantástico! Tal vez estos alumnos el curso que viene ya no sepan quién era el Cid o que Lope era un autor teatral de los Siglos de Oro, pero creo que lo que sí han aprendido de verdad es a tener un acusado sentido de la justicia, del esfuerzo, del cariño, a ser más amables, a empatizar y, como veis, a ser unos alumnos fabulosos.  

Así es como un grupo de salvajes indomables que me odiaban (el odio era mutuo, aunque empezó a desaparecer a lo largo del segundo trimestre, cuando vieron que yo recompensaba el esfuerzo y el estudio) se convierte en un ramillete de alumnos fabulosos (a los que de tanto en tanto daría una colleja, pero bueno...) que creo que, al menos, parece que me quieren. Y yo a ellos. No se imaginan cuánto. 


Y sí, los tres alumnos que se presentaron recuperaron el segundo con unos exámenes más que dignos. 

11 comentarios:

  1. Neus, la de català7 de junio de 2012, 22:23

    Aquestes coses emocionen de veritat. I tens tota la raó, potser no aprendran moltes de les coses que els diem, però si aprenen a ser millors persones per mi ja és suficient. Que a la vida no tot són les notes!
    A mi uns avui m'han dit que gràcies a mi havien a fer bromes intel·ligents, algo es algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M'he passejat tota xalesta per l'institut!! Gojosa que estava!!!

      Eliminar
  2. Els millors jutges de la nostra feina són els nostres alumnes. Com ja t'he dit, té molt mèrit que et facin això si no ets la seva tutora. Enhorabona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La veritat és que és un grup amb el qual la relació s'ha anat fent a poc a poc. I me'ls estim perquè s'assemblen molt al meu germà petit. Hi ha hagut feeling. Ens odiam i ens estimam a parts iguals, i ens trobarem a faltar!

      Eliminar
  3. Amb això no vull dir que si fossis la seva tutora no tindria mèrit, eh? El que dic és que, tenint en compte que no ho ets, en té molt més!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ets total!!!! Això el que demostra és que els mètodes de tota la vida no disgusten tant als alumnes! Com t'he dit, crec que és un grup que té molta juguera, però que ens hem anat coneixent a poc a poc. Al seu tutor li han de posar un monument, perquè ha tengut més paciència que un sant, amb ells i amb els profes!!!

      Eliminar
  4. El més gratificant d'aquest treball és açò¡¡¡¡
    Xala molt d'aquest moment¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Yo sí soy su tutor y sé lo que cuesta llegar a ellos. Por eso deja que te felicite de nuevo por tus logros con el grupo y te agradezca tus aportaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clave está en evolucionar. Esto es como la masa de las pizzas, necesitan un buen cocinero, Luis, y tú has tenido más paciencia que el Santo Job! Ahora, a disfrutar de los últimos días, que nos lo merecemos todos.

      Eliminar
  6. Te lo merecías Isabeel! Como te hemos dicho, eres una de las únicas, por o decir la única, que nos anima a seguir y a dar lo mejor de nosotros! Muchas gracias por todo! Se te echara muchoo de menoos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, guapa, vosotros sólo tenéis un defectillo: No calláis ni debajo del agua! xD jajajaja. Me alegra que me queráis tanto, yo también os echaré de menos, no os imagináis cuánto. Un besazooo! Y a mejorar en inglés, FyQ, mates, etc. Debéis dar lo mejor de vosotros en TODAS las asignaturas!!! Bye!

      Eliminar