sábado, 21 de enero de 2012

¿Qué es un profesor interino?

Mucha gente suele hablar de nosotros, pero a menudo no saben ni quiénes somos, ni cómo somos, a qué nos dedicamos, por qué o de qué manera. Pues bien, lejos de elaborar una definición de diccionario de lo que es un profesor interino (o profesora, no se me vayan a quejar las puristas), realizaré un esbozo del interino medio.

· El interino medio suele tener, con mucha suerte, contratos anuales.

· Si tiene una vacante, conoce su destino a principios del mes de agosto.

· Si es un vil sustituto de tercera, vive pegado al teléfono a partir del 20 de agosto, durante un tiempo indefinido y hasta que llega la esperada llamada de : -"Oye, ¿Fulanita de Tal?" (con cara de emoción) -"Sí, yo misma." -"Te llamamos de la Consejería, mañana a las ocho te tienes que presentar en el IES Gamberrolandia para sustituir a Menganita de Cual". Y si te va bien, bien, y si no, fuera de la lista (otro día ya os hablaré de LA LISTA).

· Por lo que habéis visto en el punto anterior, el interino está siempre dispuesto a recorrer kilómetros por placer -llámese "turismo educativo"- o a cambiar de residencia y vivir siempre colgado de los maravillosos vuelos interislas. Obviamente, también otro día os hablaré de Air Nostrum.

· El interino sabe improvisar: el primer día que llega a un centro ya es enviado a morir al campo de batalla a dar clase frente alumnos que no conoce y a aulas cuya ubicación aún no tiene muy clara.

· El interino es una fuente incesante de materiales didácticos de su especialidad (a veces incluso de otras), puesto que tiene que adaptarse a cada centro y a cada alumno.

· Al interino le gustan los horarios de 8 a 3 sin descanso, con las horas concentradas, y con guardias de oatio. No necesita beber agua, comer o ir al baño. Otro día hablaremos del "superinterino" (a veces esto también ocurre a funcionarios de carrera, doy fe).

· Al interino le gusta que lo llamen "puterino", es un apelativo cariñoso, puesto que, como es el último mono, siempre va a la zaga de los demás hasta que ha pasado un período de aclimatación, que, en el mejor de los casos, oscila entre los 7 y los 20 días. El "puterino" representará un capítulo aparte de este blog, se lo merece, nos lo merecemos y, como "puterina" número 1, ¡me lo tengo más que merecido!

· El profesor interino disfruta y goza de toda clase de actividades extraescolares dentro y fuera de su horario. Le gustan tanto sus alumnos que casi se los llevaría a casa.

· El interino se pasará toda la vida preparando oposiciones, y se quedará siempre a las puertas de conseguir una plaza. (It's so procrastinating!)

· El profesorado interino procurará tener amigos funcionarios de carrera para: 1. Que les hagan de guía dentro del centro. 2. Que les informen de novedades significativas de índole no educativa. 3. Tener alguien que se apiade de su alma y que los comprenda, puesto que en su mayoría, los funcionarios de plaza también han pasado sus períodos de interinaje más o menos largos.

· Los interinos formamos clanes secretos de aprendizaje, y hasta nos dan puntos por ello, ¡oiga!

Espero que os hayáis formado una idea más o menos clara de lo que representa nuestra figura, y que, por lo menos, se os haya formado una media sonrisa en el labio al haber leído alguno de los puntos. Sé que me dejo mucho en el tintero, pero quedará para otro día.

51 comentarios:

  1. Jo et diré una cosa molt bona de ser interí: anem passant per centres gairebé cada any i això implica que ens quedem amb les coses bones que tenen tots pel que fa a funcionament (tant a nivell de centre com de departament) i aprenem moltíssim (i també veiem allò que no volem tornar a fer mai del món). I, per mi el més important, allà on anem anem coneixent gent i ampliem el nostre cercle, tant d'amistats com de simplement companys amb qui passar una bona estona. La nostra vida social sempre és més entretinguda!!! hahaha

    ResponderEliminar
  2. Hi ha un subespecimen: l'interí pur! No per la puresa de l'ànima (mai, després de tants centres!). Pur de purificat de les "novetats", que cada any et dòna Conselleria, i dels marrons que puguen caure, fins i tot als cursos de formació.
    Fins que coneguem la funcionària hippy ("jo he aprovat les opos després de fer les classes de cumbaïa amb els alumnes de l'ESO")i el funcionari cabró ("aneu-vos preparant que l'any que ve serà pitjor").

    ResponderEliminar
  3. Sí, Xim, un dia hem de parlar dels diferents tipus d'interins... Jajajaja. M'ha encantat això de l'interí pur!

    Això de la funcionària hippy... No pots negar que no t'estiren, eh? xD Jajaja. Un bss a na Carme!

    Per cert, prepar una entrada sobre les in-competències bàsiques... Preparau-vos!!!

    ResponderEliminar
  4. No sabeis la suerte k teneis,los fisios de educación tenemos contratos 6 meses al año solamente,aunque seas el primerode la lista como yo.Nunca me pagaron los veranos y siempre trabajé 35h lectivas obligatorias( no 25 o 19h como vosotros) y las ferula,yesos,preparación de sesiones unas 15h más que corren a cuenta personal.Y por cierto, si no estoy en educación tengo que estar pendiente los otros 6 meses de las bolsas de trabajo de cada hospital porque cada uno tiene la suya. Reflexionad queridos docentes! No es tan triste lo vuestro

    ResponderEliminar
  5. Cada profesión tiene lo suyo... Nuestros contratos a veces son de 15 días, e incluyen un traslado en muchas veces. No niego que la situación de los fisios es mala, puesto que la conozco ya que hice de cicerone de una amiga mía cuando llegó a Menorca. Creo que debemos unir fuerzas y no mirar quién está peor (si te has dado cuenta, este blog está escrito con mucha ironía, sarcasmo y lo que pretende es sacar una sonrisa, en ningún caso minusvalorar ninguna profesión ni ningún cargo). Lo que hay que hacer es procurar mejorar y siempre pedir más. Ya sabéis eso de que quien no llora, no mama.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabona!!! M'ha encantat!

    ResponderEliminar
  7. Ya cansan un poco todos estos textos-protestas por parte de maestros y profesores. Que el trabajo es durísimo, y que bla, bla, bla... Y la realidad es que todos los casos que he conocido que argumentan lo mismo que tú nunca han trabajado en una empresa privada. No sabéis lo que es pasarlo mal de verdad. No sabéis lo que es trabajar 10 horas TODOS los días, más una hora de ida y otra de vuelta metido en un coche para llegar a casa, cobrando una mierda de salario. La incertidumbre laboral de la que hablas, la tienen los millones de españoles que trabajan en empresas privadas. No sé por qué algunos docentes tenéis la manía de ir de mártires, precisamente vosotros que trabajáis en lo que os gusta, con un salario acorde a vuestro trabajo, y con horario flexible (5 o menos horas lectivas al día y el resto se organizan cómo se quieran). ¿Alguna vez has llegado a tu colegio y te han mandado de improviso hacer un viaje de 500 km. a otra ciudad y volver en el mismo día? ¿Te negarías? Yo lo tuve que hacer muchas veces porque yo sí trabajé durante 6 años en una empresa privada, y sé lo duro que es, y lo afortunado que soy ahora. Porque si me negaba sabía que me esperaba el finiquito. ¿Harías tú un viaje de 1000 kilómetros porque te lo manda tu director/a? Seguro que no, así que no vengas a dar lecciones de lo que es duro o no...

    Ah, y si te parece duro entrar en un aula con 25 niños, lo siento pero no vales para esto. No tienes vocación.

    Por cierto, no hablo por hablar, soy maestro y soy súper feliz. Por eso nunca me quejaré por tener la vida que tengo y comparándola con la que tuve; me parece ofensivo viendo la situación de mis familiares y amigos.

    A algunos docentes os venía muy bien un par de añitos en una empresa privada, así seguro dejaríais de quejaros para los restos.

    Por último, si tan duro te parece tu trabajo y tan infeliz eres, abandona. Hay miles de personas que miran cada semana las listas de interinos rezando por conseguir lo que tú detestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tranquil nin! no se que fas llegint això, la veritat

      Eliminar
    2. Yo soy profesora y también he pasado por la empresa privada (más de 6 años), así que sé de que hablas. Pero ¿a que no oyes como ponen a parir a los de la empresa privada (p.ej. porque a muchos les dan una cesta de navidad) , o a los fisios (que más arriba hablaba uno de ellos)?
      Todas las profesiones tienen lo suyo bueno y malo, y personalmente no me quejo de lo malo de la mia. Pero me jode que solo me critiquen por lo que quieren ver de nuestra profesion.
      Hablas de niños y de que eres maestro, quizás no tienes experiencia en aulas de adolescentes. Te invito a probarlo!! Y no me estoy quejando, trabajo en lo que me gusta.

      Eliminar
    3. Mil gracias por tu comentario. Coincido plenamente con tu punto de vista.

      Eliminar
    4. Si, pero cuando tú sales de tu durísima jornada laboral en la privada, a dónde te vas? A tu casa, verdad? Donde te espera tu pareja e incluso tus hijos. Pues bien, el interino se va a su piso de alquiler\ hostal de cualquier punto geográfico en mi caso de Andalucía a mirar cómo todos tienen una vida menos tú, porque no tienes dónde carajos construirla. Así que ese tiempo tan cojonudo que tienes por las tardes lo repartes entre estudiar la mierda de siempre para el examen de siempre, ver cómo te vas cada vez más convirtiendo en un fantasma sin arraigo, sin vínculos y sin esperanzas y deprimirte.....qué guay la vida de interino....nunca haces amigos, sólo conocidos porque no te da tiempo a ahondar en nada, ;nunca te compras una vivienda porque tampoco sabes dónde vas a estar.....y pasan los días y los meses y los años y cada vez estás más desubicado,tienes más desarraigo y entonces te preguntas cuando decidiste abandonar el tener una vida a cambio de tu vocación, muy bonita, sí, pero que no puede sustituir el resto de cosas a. Que no tengo derecho a quejarme?? Vamos, hombre, por los h..... Todos nos merecemos una vida y una estabilidad....

      Eliminar
    5. Jamás había leído tanta verdad junta. Me ha emocionado muchísimo tu comentario por la cruda verdad que muestra. Un saludo y mil gracias por tu participación.

      Eliminar
    6. Gracias Isabel. Lo que digo es lo que estoy viviendo y lo que me esta privando de tener una vida día a día y me lleva, a pesar de amar mi trabajo, a casi caer en depresión. Son años duros y lo más que tus seres queridos te saben decir es " tú estudia y sácate la plaza" ...claro, no lo había pensado!!! Qué listos son ellos y qué tonta es una....me siento atrapada en un círculo y me veo con 65 años y sin vida propia.

      Eliminar
    7. Gracias Isabel....mi estado como interina ahora mismo....depresión total.

      Eliminar
    8. Gracias Isabel. Lo que digo es lo que estoy viviendo y lo que me esta privando de tener una vida día a día y me lleva, a pesar de amar mi trabajo, a casi caer en depresión. Son años duros y lo más que tus seres queridos te saben decir es " tú estudia y sácate la plaza" ...claro, no lo había pensado!!! Qué listos son ellos y qué tonta es una....me siento atrapada en un círculo y me veo con 65 años y sin vida propia.

      Eliminar
    9. Gracias Isabel. Lo que digo es lo que estoy viviendo y lo que me esta privando de tener una vida día a día y me lleva, a pesar de amar mi trabajo, a casi caer en depresión. Son años duros y lo más que tus seres queridos te saben decir es " tú estudia y sácate la plaza" ...claro, no lo había pensado!!! Qué listos son ellos y qué tonta es una....me siento atrapada en un círculo y me veo con 65 años y sin vida propia.

      Eliminar
    10. Yo a este paso creo que nos vamos a jubilar siendo interinas... :( Bucle infinito mode on.

      Eliminar
    11. como puedes decir que estar con 25 niños no es duro??? Son 25 personas, que detrás de ellos hay situaciones familiares, sociales, económicas complicadas. Son 25 personas, unos más tranquilos, otros más movidos, y otros tantos que son conflictivos, agreden, insultan a los compañeros y profesores. Envías un parte, hablas con los padres, y te contestan que eso no es nada, que "al chiquillo hay que dejarle expresarse". El día que se valoren a los hijos tanto como a la vocación que muchos maestros estamos dando, ese día cambiará todo, y podremos empezar a construir una educación de calidad.

      Eliminar
  8. Ayayayayayayay... Bueno, como no me conoces y no sabes cuál ha sido mi trayectoria profesional, tus palabras van a caer en saco roto, que creo que es lo mejor para todos. Por supuesto que hay trabajos más duros y peor remunerados, en ningún momento he dicho lo contrario. Si no has sabido entender que este blog es un DIARIO y que en él pongo lo que se me pasa (A MÍ) por la cabeza con un poquito de sarcasmo y comicidad tal vez tengas serias deficiencias en comprensión lectora :P (Sin rencores, jajajajajajaja, que me espero otra de tus arengas).

    Me alegro mucho de que seas maestro, y espero que lo seas por vocación y oye, chico, ¡qué suerte tienes de trabajar sólo 5 horas al día! Yo soy profesora (no maestra, aunque también me consta que trabajan mucho más de 5 horas diarias) y créeme, no me suelen bastar las horas del día para las diferentes tareas que tengo, entre las cuales está el innovar.

    Ah, y de mi vocación... Creo que puedo remitirte a mis compañeros, a mis alumnos y a sus padres. Sólo ellos me pueden juzgar. Yo hago mi trabajo MUY A GUSTO y disfruto de levantarme a las 6 (oh, sí, algunos profes también nos levantamos a las seis, cuidado...) para dar todas mis clases y ver cómo van evolucionando mis "bichejos", a los que, por cierto, adoro con locura.

    Te doy una frase de una alumna mía -delegada de mi tutoría, para más inri- acerca de algunas situaciones que se producen en los centros: "Un profesor amargado no es un buen profesor". Espero que reflexiones sobre ella y, sobre todo, releas lo que has escrito y huelas lo que rezuma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con tu alumna, pues un interino tarde o temprano termina mal.....tú crees que es normal tener a una persona sin la posibilidad de hacer su vida en un puto punto geográfico, no digo ya ni que sea el que yo quiero, mudándose todo el rato, repitiendo exámenes que ya ha aprobado....eso no acaba con la estabilidad mental y la felicidad de cualquiera. Que por qué no lo dejo? Porque tengo la estúpida necesidad de comer cada día, y porque no tengo enchufes en la privada....

      Eliminar
    2. ¡Ay, Verónica, qué pena que la vocación y el hambre nos lleven por el mal camino!

      Eliminar
    3. Sí, la vida del interino me recuerda a Kafka...es que la mente humana tiene límites y lo que hacen con nosotros es maltrato laboral....legal y legitimado, pero maltrato con todas las letras y lo digo aquí y en Pekín si hace falta y me quejo y me quejaré mientras viva si nos siguen teniendo así. Porque el trabajo digno es un derecho, no un privilegio, a mí no me ha sorbido el seso la dictadura.

      Eliminar
    4. Sí, la vida del interino me recuerda a Kafka...es que la mente humana tiene límites y lo que hacen con nosotros es maltrato laboral....legal y legitimado, pero maltrato con todas las letras y lo digo aquí y en Pekín si hace falta y me quejo y me quejaré mientras viva si nos siguen teniendo así. Porque el trabajo digno es un derecho, no un privilegio, a mí no me ha sorbido el seso la dictadura.

      Eliminar
    5. Es prácticamente lo único que nos queda: el derecho a la pataleta. Pero tranquila, tal y como vamos también nos lo van a prohibir.

      Eliminar
  9. Un profesor interino es una especie en peligro de extinción. O, directamente, con las horas contadas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el futuro se aparecerá en las escrituras que antaño la educación se sustentaba y se nutría de una figura elástica y con movilidad: el interino.

      Eliminar
    2. Pues yo he perdido 7 años de mi vida dando vueltas, mudándome y tragando y ahora, creerme, no me van a echar y yo a asimilarlo como si nada....de eso nada, yo la lío parda, levanto Roma si es necesario.

      Eliminar
  10. pero en si que prestaciociones tienen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por comentar. Tenemos las mismas prestaciones que cualquier trabajador ordinario, aunque sin plaza fija, sino que trabajamos con contratos de sustitución o, como mucho, anuales -renovables en el caso de tener un pacto de estabilidad-. No tenemos más beneficios que los demás. Los funcionarios de carrera, por contra, sí que cuentan con la estabilidad de su plaza, aunque, como ya he dicho, somos trabajadores al uso, aunque nuestro pagador sea una empresa pública.

      Eliminar
    2. Somos muy útiles, Pringados que recorremos los kilómetros que hagan falta y agachan la cabeza, máquinas de pagar y realizar oposiciónes subjetivas sin posibilidad de reclamación. Realmente movemos la economía: alquileres, gasolina, coches, academias, cursillos, tasas....

      Eliminar
    3. Somos muy útiles, Pringados que recorremos los kilómetros que hagan falta y agachan la cabeza, máquinas de pagar y realizar oposiciónes subjetivas sin posibilidad de reclamación. Realmente movemos la economía: alquileres, gasolina, coches, academias, cursillos, tasas....

      Eliminar
  11. nunca van a tener plaza o así les cuenta la antigüedad para jubilarse?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A una plaza "estable y garantizada" (y no siempre) se accede a través de un concurso-oposición. Las plazas de los interinos son para cubrir huecos y para hacer sustituciones, de ahí la plabra "interino", que viene del latín 'mientras tanto'. Para jubilarnos debemos cotizar del mismo modo que los demás trabajadores y trabajar hasta la edad de jubilación en vigor en ese momento. La prestación por jubilación será proporcional al tiempo trabajado y a la cuantía cotizada. Los funcionarios de carrera, por contra, se pueden jubilar a partir de los 60 años -prorrogables- o si tienen 30 o 35 años de servicios prestados a la administración -no lo sé con exactitud-. Recuerda que todo trabajo que realices, tanto en la empresa pública como en la privada, cuenta como cotización a efectos de jubilación.

      Eliminar
    2. entonces en que momenta se jubila una persona que ha vivido de interinatos?

      Eliminar
    3. Eso si no nos quedamos locos de tanto itinerar

      Eliminar
  12. Entonces si una profesora esta embarazada y tiene 3 años con interinatos puedeatenderse en el seguro aunque en la actualidad no tenga interinato?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí y no. Si no se tiene un contrato en vigor no se tiene cobertura de la Seguridad Social, por mucho que estés en la lista de interinos. La cobertura de Seguridad Social cesa tres meses después de acabar el último contrato o la última prestación contibutiva.

      En cualquier caso, el período de embarazo y de postparto sí que lo cubre la seguridad social, estés o no cotizando. Es un derecho universal. También te cubre toda la sanidad de tu hijo hasta que cumpla los 18 años, sea de donde sea.

      Eliminar
    2. GRACIAS. Sus comentarios fueron de utilidad.

      Eliminar
  13. Está claro que cada uno barre para su casa.Os quejáis (con vuestros motivos) de recorrer km y km y estar disponible para cuando haga falta.Y digo yo,¿habéis pensado en las personas que opositamos a cargos en los que solo tienes la opción de aprobar sí o sí,sin opción de ser interina?Yo firmaba por entrar de interina,y recorrerme España entera si hace falta. Al menos veis entrar un sueldo,y tenéis vida (no la que soñabais quizá,pero la tenéis); y no como otros,que vemos pasar el tiempo delante de un escritorio,sin ver ni un céntimo,y ser un "parásito".Así que basta de ir de mártires,y a pensar que siempre hay personas en peor situación que uno..que podéis no estar de acuerdo en muchas cosas respecto a vuestro trabajo,pero que por lo común,vivís "bien".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm, creo que no has captado el halo irónico del blog... Aun así, creo que en ningún momento "vamos de mártires", sino todo lo contrario. No voy a entrar a discutir lo que perciba cada uno, porque no me atañe. Sólo me gustaría apuntar el hecho de que en España, en vez de luchar por tener más derechos nosotros, lo hacemos para que se los quiten a los demás.

      Afortunadamente, cuando tenemos trabajo (los que podemos optar a tenerlo algunos meses al año, al menos), no vivimos en la indigencia, cierto. Podemos comer, también. Algunos no pueden pagar hipoteca en su lugar de origen y alquiler en su lugar de destino. Creo que el hecho de que haya otras profesiones que tengan peores condiciones que nosotros no nos quita para que, si lo estimamos oportuno, nos podamos quejar. Es verdad que hay situaciones que no se pueden comparar, pero creo que no se debe hacer imperar la ley del silencio entre quienes, pese a "vivir bien", como comúnmente se dice, no vivimos tan bien del todo. Opiniones como esta, que son totalmente bienvenidas y respetables, por otra parte, en las que se nos remarca que "vivimos bien", "que no vayamos de mártires" y que "no nos podemos quejar" son, a todas luces, una muestra de poca empatía (a mi juicio). Prefiero luchar por los derechos de todos los colectivos, tengan mejores o peores condiciones, que recriminarles los logros que hayan podido conseguir, porque como todos sabemos, los inspectores de hacienda son unos déspotas, los policías son unos asesinos, los médicos unos vividores que duermen durante las guardias, los autónomos no declaran el IVA en ninguna de sus facturas y los profesores sólo trabajamos en las horas que damos clase y tenemos tres meses de vacaciones. (Nótese el sarcasmo).

      Eliminar
  14. Totalmente de acuerdo contigo. Adiós al purismo, lo has hecho excelente!!! Qué bárbara definición de nuestra misería!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy! ¡Se me había pasado tu comentario! Mil gracias por leerme y por aportar tu opinión al blog, ¡siempre es bienvenida!

      Eliminar
  15. Esta entrada del blog es antigua, pero veo que el último comentario es relativamente nuevo... Así que voy a dejar el mío. Me temo que se va a salir un poco del tema de las interinidades, pero es que llevo una mala racha, y si no saco bilis reviento. Al menos intentaré hacerlo de forma educada.

    Soy relativamente afortunada. Tengo 43 años, pero no llevo mucho tiempo de interina, gracias a que tenía 34 cuando decidí que no aguantaba más trabajando en algo que no me gustaba y decidí probar suerte con la enseñanza. Creo que los 43 deberían ser una edad más que adecuada para tener un mínimo de estabilidad en la vida, pero bueno, podría haberme quedado en la empresa, y estaría más estable y más amargada.

    Por ahí arriba decíais que no todo el mundo puede permitirse pagar una hipoteca y a la vez un alquiler allí y otro allá. Pues es lo que me pasa a mí. En el mejor de los casos -nunca me han llamado antes de mediados de septiembre- cobro nueve meses y medio al año, descontando tres o cuatro días entre contrato y contrato. Y he llegado a tener ONCE contratos en el mismo curso. Este año, y estamos a mediados de febrero, voy por el cuarto, que está previsto que me dure diez días más. En este plan, la economía no me da para muchas alegrías.

    Hace un tiempo intenté vivir en mi propia casa y viajar a diario, a veces levantándome antes de las cinco y tardando casi seis horas al día entre idas y vueltas (soy de Castilla y León). Pero eso no hay cuerpo que lo aguante, así que decidí que antes que matarme en una curva por quedarme dormida al volante me convenía más pasarme a la vida de caracol con la casa a cuestas. Y así me hallo, viviendo en cualquier sitio cuando tengo trabajo y con papá y mamá cuando no lo tengo. De tener familia propia mejor ni hablamos. Como ya he dicho, tengo 43 años, y eso ya no va a cambiar (lo de la familia propia; lo de los 43 años espero que sí).

    La ventaja más obvia de trabajar en la enseñanza, al menos para mí, es que, en conjunto, pasas menos horas al día en el trabajo. Que no es lo mismo que trabajar menos horas al día. Cuando yo trabajaba en la empresa nunca me llevé trabajo en casa, aunque pasara más horas en la oficina. Pero mi (poco) tiempo libre era mío. En la enseñanza, hace años que no sé lo que es el tiempo libre (excepto en verano, eso sí). Tengo la impresión de estar trabajando las 18 horas al día que no estoy durmiendo. Cuando no estoy poniendo exámenes o corrigiéndolos, corrigiendo ejercicios o preparando clases, estoy buscando material para las tutorías. Trabajo hasta en el autobús que me lleva a "casa" (no me siento en casa en ningún sitio).

    (Continúa en otro comentario)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el instituto nunca me han mandado a un viaje a 500 km de un día para otro, eso es verdad. Pero sí me han mandado a viajes a 1500 km, anunciados con tiempo, eso sí, pero acompañando a 20-30 cafres adolescentes que no sabes si se van a dedicar a saltar de una terraza del hotel a otra o a encargar algún bebé en sus ratos libres. Y no, por muy interino que seas, sin posibilidad de que te despida tu jefe de departamento o el director, no te puedes negar. Ya me gustaría a mí.

      En la empresa nunca cuestionaron mi trabajo. Pero aquí todo el mundo parece saber más de tu trabajo que tú mismo, y se creen capacitados para enseñarte cómo hacerlo. Estoy harta de intentar no perder la compostura ni la educación con padres que vienen a regañarte y a gritarte porque has suspendido a su querido hijo, que no estudia, no hace los deberes, no para de hablar en clase y molesta a todo el que tiene cerca. Y te dicen que es que no sabes motivarle. Padres cabreadísimos porque has echado a su retoño de clase después de que te insultara delante de todos. Porque le has puesto una falta no justificada el día que te dijo que no podía hacer un examen porque se iba con su familia de viaje de placer a Italia y, como todo padre sabe, el placer está por encima del deber. Y, en otro orden de cosas, pero relacionado con lo anterior, están los jefes de departamento que te regañan porque el examen que habías puesto, de un nivel más que asequible, es demasiado difícil y no va a aprobarlo nadie, y te piden que hagas uno de respuesta múltiple con dos respuestas posibles, sin penalización por fallos (lo cual, para cualquiera que sepa un mínimo de estadística, sabe que es regalar el aprobado). Los institutos están llenos de chicos acostumbrados a que se les regalen las notas y a ir pasando de curso sin hacer nada de nada.

      Pero, además de todo esto, hay una cosa que es la que está haciendo que me haya planteado (y haya decidido) dejar la enseñanza. No es que no me guste dar clase; me encanta... Cuando me dejan. Pero es muy frecuente encontrarme con institutos en los que no puedo dar clase. Un número preocupante de alumnos no tiene ni la más mínima disciplina. No pido que un instituto sea un cuartel, pero cuando estás en un aula con casi 30 chicos de la ESO que están levantándose y tirándose cosas continuamente, que en vez de hablar con disimulo con quien tienen al lado o detrás (como hacía yo siempre que podía en mis tiempos) lo hacen en voz alta con todo el descaro del mundo, y con el volumen necesario para que les oiga la persona con la que hablan, aunque se encuentre al otro extremo del aula, cuando esos mismos alumnos hacen caso omiso de las voces que das intentando que se callen o, directamente, se te enfrentan cuando les regañas, cuando comentan y sacan punta a todo lo que dices, cuando terminas dando la clase sin levantar la voz porque ves que absolutamente nadie te está haciendo caso y opinas que puede ser un buen momento para que te descanse la garganta que tienes en carne viva de tanto gritar... Cuando pasa todo esto, y además en jefatura de estudios te dicen que aprendas a imponerte, porque no pueden estar ellos encima de ti todo el tiempo, es cuando te planteas si de verdad merece la pena todo esto.

      (Continúa en otro comentario)

      Eliminar
    2. Obviamente, no se puede generalizar, y siempre hay institutos mejores y peores, y grupos mejores y peores dentro del mismo instituto, pero la proporción es estos elementos que describo es más alta de la que se cree. Actualmente, en el instituto en el que trabajo, tengo siete grupos de alumnos de 1º, 2º y 3º de la ESO. En tres de ellos es imposible dar clase. Y cuando digo imposible quiero decir IMPOSIBLE. En otros dos he llegado a tener algún día bueno (así, a ojo, diría que un tercio de días buenos y dos tercios de días malos). Con los otros dos sí puedo dar clase con relativa normalidad, aunque sea a base de dar voces continuamente.

      He ido a un foniatra, y gracias a su ayuda no tengo que pedir la baja por afonía continuamente, como me pasaba al principio. Pero una cosa es que un foniatra te enseñe a hablar varias horas al día sin forzar, y otra cosa es que te enseñe a gritar varias horas al día sin forzar. Yo, al menos, no lo consigo. Cuando hablo con otros profesores, casi todos se quejan de lo mismo. Y a mí me hace gracia que cada dos por tres estemos haciendo una huelga contra las leyes educativas del gobierno (curiosamente, sólo cuando gobierna el PP, que aunque da motivos sobrados para protestar, no es el único), cuando a mí lo que me pide el cuerpo es hacer una huelga contra los alumnos: hasta que no sepan respetar al profesor y dejarle hacer su trabajo, no tendrán clase. Esa huelga sí que la secundaba yo.

      Y, para volver al tema de la interinidad, del que me había ido por la tangente: si este problema afecta a un gran número de profesores, ¿os podéis imaginar cómo afecta a los interinos, cuando los alumnos saben que están ahí de paso, y que el que ellos aprueben la asignatura en junio probablemente no vaya a depender de ellos?

      Como ya decía, voy a dejar de dar clases. Eso está decidido. Pero como es más fácil decirlo que hacerlo, intentaré aguantar de interina hasta que encuentre cualquier otra cosa. Espero que para entonces no sea demasiado tarde y todavía no me haya destrozado la salud a base de nódulos en la garganta y úlceras de estómago.

      Eliminar
    3. Cuánta amarga verdad hay en tus palabras... Un comentario tan maravilloso como desgarrador por el drama que supone para muchos.

      ¡Mucho ánimo y gracias por participar en mi blog!

      Eliminar
    4. Muchas gracias a ti por este estupendo blog, del que he leído entradas a menudo pero siempre de forma irregular. Normalmente no tengo mucho tiempo para andar dedicándolo a leer cosas que me gusten por internet, y sólo suelo venir por aquí en momentos de "crisis" como es éste. Y tengo que decir que me ha ayudado leer experiencias y anécdotas con las que me siento muy familiarizada y que me hacen sentir acompañada.

      Sigue así.

      Eliminar
  16. Ai...s después de todo lo leído aquí, quiero daros las gracias a todos los profesores interinos por lo que habéis contado y especialmente a quien lleva este blog por darnos la posibilidad de compartirlo. Me siento comprendida e identificada. Todo es muy cierto... y muy sangrante. Siento unas ganas horribles de llorar porque duele muchísimo ver que la vocación por la enseñanza, el respeto por esta imprescindible y preciosa profesión, y el cariño con que una lleva adelante su (sufrida) labor,chocan de frente con las administraciones, que son sordas e insensibles a las necesidades de la sociedad. Unas administraciones que planifican mal y presupuestan peor.
    Sinceramente no me encuentro plena para proponer una modesta idea de solución, pero tengo muy claro que así como están planteadas las políticas educativas el problema dentro y fuera de las aulas va a más...y nosotros al abismo.
    Os mando un abrazo muy fuerte con un cariño enorme !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario. 😀😀😀 Vuestras aportacionew siempre me hacen mucha ilusión. 😄 ¡Muchos ánimos para continuar con tu labor! Los ánimos son lo único con lo que contamos. 😘

      Eliminar